Mentalidad

Nutricion

recursos

nutricion

Cómo preparar mi bolsillo a la nueva alimentación

Marzo, 22 de 2021

Desde pequeños se nos enseña que hay tres comidas al día; Desayuno, comida y cena. Pero entra una cuestión: ¿Somos en realidad conscientes de lo que ingerimos?…

Sabemos por nuestro organismo que tenemos que alimentarnos, pues necesitamos energía para que nuestros motores realicen nuestras actividades diarias; Trabajo, casa, escuela, ejercicio y demás.  Entonces, ¿qué es con lo que alimentó mi sistema?  Sabías que el 70% es tu alimentación para comenzar una nueva vida más saludable,  el otro 30% se divide 20% en tu ejercitación y 10% tú mentalidad. Aquí entramos en una cuestión cultural, social y de hábitos. Este pequeño 10% tiene la mayor carga, ya que es el encargado de modificar y generar conciencia de nuestros hábitos y uno de ellos es nuestra dieta alimenticia. Como cultura, adoramos las garnachas, los taquitos, y demás… ¡Entre más grasita más sabroso! Se nos enseñó que si no comemos con nuestro refresco, no saboreamos la comida igual. Pero bien sabemos por el centro de salud y estudios científicos, el daño que nos causa comer con tanta grasa saturada y azúcares, entonces cuando verdaderamente tomemos este 10% como prioridad, podremos iniciar con nuestra planificación y organización en nuestra alacena y sobre todo un cambio en nuestra alimentación y salud.

«Date tiempo para ir monitorear los precios de cada producto nuevo que agregaras. Así irás realizando cambios paulatinos para que tu bolsillo y tu cuerpo no lo resientan.»

Para entrar a una vida más saludable debemos tomar en cuenta nuestro bolsillo. Acá entramos en el tema de las finanzas, ya que si estamos acostumbrados a comprar nuestra despensa de comida procesada y de grasa saturada, que bien sabemos es más económica y rápida de cocinar, pero OJO, bajo que costo hacía nuestra salud y cuerpo. Debes poner atención a esto porque tu presupuesto podría variar drásticamente a la hora de hacer el super. 

 

El secreto es: sustituir  

 

Primeramente si ya tienes un plan alimenticio definido será más fácil crear este presupuesto. 

Si prefieres comenzar con cambios pequeños y a tu paso, primero crea una lista de los alimentos que quieras agregar a tu dieta. Puedes ir sustituyendo un producto procesado por uno sano, por ejemplo: Mayonesa por aguacate, jugo de naranja de caja por manzanas verdes, tortilla de maíz por tostadas de arroz, salchichones por carne magra. Comienza por las harinas, después las leches, quesos, tortillas, luego aderezos, etc.

Después de tener tu ¨lista lista¨ date tiempo para ir monitorear los precios de cada producto nuevo que agregaras. Así irás realizando cambios paulatinos para que tu bolsillo y tu cuerpo no lo resientan. Recuerda esto es un proceso y todo proceso lleva su tiempo, toma esto con calma, es cuestión de crear un nuevo hábito y tener disciplina en ese 10%, que es tu mentalidad.

Existen también otras herramientas que aportarán y facilitarán a que el cambio sea más llevadero, cómo lo son los suplementos alimenticios, pues estos nos ayudan a fortalecer nuestro organismo por medio de nutrientes como vitaminas y minerales, no sólo eso, también nos aportan a que nuestra salud intestinal se reforcé con probióticos y prebióticos, para así enriquecer nuestro sistema inmunológico. Te recomiendo los suplementos de rápida absorción de New Age-Ariix, en el siguiente link puedes enterarte de todo: https://proyectoguia.com/ariix/

Espero que estos pequeños consejos te sean de gran ayuda, como lo son para mí. Debo de mencionar que si no tienes la posibilidad de ir a un gym, puedes incluir en tu presupuesto un mat, ligas y pesas el equipo básico para poder entrenar en casa. Recuerda que el ejercicio es clave para una mejor salud y sobre todo que te sientas y veas bien contigo mismo o misma.  Ahora es tu turno, ¡nunca es tarde para empezar!