Mentalidad

Nutricion

recursos

nutricion

Primeros pasos hacia una vida saludable

Marzo, 09 de 2021

La pregunta del millón… Pues bien a todos y a todas nos ha pasado por la mente alguna vez esta cuestión y no sé diga actualmente. Se nos ha dicho en tiempos pasados y ahora más que nunca, lo importante que es empezar una vida más saludable, ya que está nos ayuda a tener un mejor sistema inmunológico para que nuestro organismo pueda ayudar a combatir alguna afección estemos atravesando. Se nos ha dicho ahora más que nunca, la importancia de tener un estilo de vida más saludable, no sólo por los beneficios de salud y de bienestar que está nos ofrece. Si no, por el gran cambio que está nos proporciona emocionalmente y paz interior pero sobre todo una mejor relación y conexión con nuestro templo sagrado: nuestro cuerpo.

En estos tiempos la salud se ha vuelto el  tema central de todos los días. No sólo en aquellas visitas al médico, está más que nunca presente en nuestro hogar, en el trabajo y en nuestras relaciones diarias, como es al tomar el autobús, salir a pasear con nuestra mascota al parque o una cuestión tan simple como ir a realizar nuestras compras al supermercado.

«Recuerda que una vida saludable se consigue paso a paso, no desesperes en el intento, es cuestión de cambiar hábitos y una nueva manera de reflexionar con tu cuerpo y mente.»

Hoy día contar con salud es una dicha y es bien valorado.

El mantenernos con una mejor salud depende en un 70% de lo que consumimos, es decir, en pocas palabras de nuestra alimentación, y de los beneficios que estos alimentos aportan a nuestro cuerpo día a día. Nunca es tarde para empezar, no importa, la edad, o si presentas alguna dificultad, como lo es una enfermedad crónica degenerativa (Diabetes o Hipertensión). Acá te dejamos tres pautas con las cuales puedes iniciar, ya sea cual sea tu motivo; verte bien, sentirte bien o simplemente no enfermarte a corto y a largo plaza. Recuerda que una vida saludable se consigue paso a paso, no desesperes en el intento, es cuestión de cambiar hábitos y una nueva manera de reflexionar con tu cuerpo y mente. 

 

Te dices, ya pasaron varios días desde que te propusiste bajar esos kilitos de más, pero aún no dejas el café con dos de crema y azúcar y no puede faltar un panecillo para acompañar.  Ni se diga del aderezo extra, y mucho menos de aquellas salidas con los amigos o con tu pareja entre semana, donde te permites uno que otro antojo y te dices:  ¿por qué no?… ¡Qué es poquito un pequeño antojillo, ni más ni menos!

De repente ya no nos cierra el pantalón en un abrir y cerrar de ojos. Tienes más fatiga y cansancio durante el día, sientes que no rindes como lo hacías hace unos años atrás. Tu cuerpo te está diciendo algo, sólo es cuestión de escucharlo. No sólo por linda o guapo que te verías en esa falda o en ese pantalón de algunos años atrás, si no, te está diciendo que algo no anda bien y que tu salud está en riesgo.

Veamos ahora que en México se toma más coca-cola que agua. Que hay más gente sentada en la computadora o observando el móvil, disfrutando de la TV para pasar el rato, pero el problema es que no sólo es un rato, son horas y quizás todo el día.

Estos modelos, sabemos que no son beneficiosos para nuestra salud. No está mal tampoco ver un poco televisión y disfrutar de tu programa favorito o estar en el ordenador por trabajo, pero hay que tratar de encontrar ese momento donde podamos ejercitarnos. Lo recomendable es realizar alguna actividad física por lo mínimo 60 minutos durante el día.

Podemos realizar pequeños cambios en nuestra rutina diaria, que a largo plazo se volverán grandes y favorables para nuestra salud y bienestar. 

Recuerda que todo proceso o cambio requiere de esfuerzo y tiempo, no desesperes aunque la lucha sea un poco agitada. Tenemos que tener en cuenta que no podemos cambiar drásticamente, por naturaleza nos resistimos a los cambios, pero esto no es determinante, todo depende de ti y saber que es paso a paso. Imagínate cuando entramos en déficit calórico (es decir, quemar más de lo que comemos para no engordar e incluso perder peso)  cuando estamos acostumbrados a altas calorías diarias, entonces tu cuerpo se resiste y entra en conflicto consigo mismo.

Así que comenzamos con la primera.

1.-¡Toma agua!

¡Sí, sabemos que es super trillado! Pero es real, estamos creados por su mayoría de agua, cada dos horas debes tomar un vaso de agua, comenzando al despertar en ayunas, esto activará tu sistema digestivo, además el torrente sanguíneo te lo agradecerá. ¿Sabías que el agua ayuda a lubricar los músculos, tendones y articulaciones? Y por último nos ayuda a desechar toxinas. 

Recuerda que el color y olor de tu orina dice mucho de tu salud. 

2.- Incrementa tus vegetales

¿Te recordé a tu mamá diciendo: ¨Come todas las verduras o no sales a jugar¨? Pues también me pasó a mí, pero debo de confesar que desde pequeña adoro las verduras, pero por cuestión de tiempo, trabajo, y demás, perdí un poco la costumbre de comer sanamente. Pero no fue imposible volver a comer saludablemente, es cuestión de organización y planificación, con esto quiero decir, trata de hacer una pequeña lista a la hora de ir al super, ya que esta te ayudará a planear tus comidas durante la semana o digamos que no tuviste tiempo de cocinar, pues a la hora de ordenar la merienda trata de ver el menú y recuerda que entre más verduras contenga el platillo más sano será para ti. Fue el hábito más fácil de incrementar en mi nueva forma de alimentación, ya que como dije anteriormente, adoro las verduras y con ellas las ensaladas frescas, pero si eres cero amante de éstas recuerda que lo importante que son para crear un cambio notable en tu cuerpo y salud. Ellas te aportan la mayoría de los minerales que tu cuerpo y mente ocupan para rendir durante el día. Seas ingeniero, abogada o freelance, recuerda que tu plato debe cubrir al menos 3/4 partes de verduras sin aderezos. Escoge alimentos verdes en su mayoría.

Y sí de plano la verdura no es lo tuyo, te recomiendo esta  bebida: Giving Greens Drink, la cual puedes encontrar en nuestros productos. Esta la puedes preparar a cualquier hora y te aportará todos los nutrientes que necesitas, pero trata de comerlas, ya que para el ser humano son necesarias e indispensables. 

Y por ultimó:

3.-Come, come y come

Tu metabolismo, es tan importante para poder alcanzar tu meta. Sabías que si tu metabolismo es lento, se necesita reactivar. Acá te diré como hacerlo. 

Hay que alimentarlo cada 2 horas con pequeñas meriendas y que estas se han de la medida de tu mano, que puedan caber en ella. Que el bocadillo sea de bajo índice calórico y ricos en nutrientes. Comerás 5 veces durante el día porque agregaras colaciones (desayuno, colación, comida, colación, cena), esto obligará al intestino a acelerarse. Recuerda que nuestro sistema está preparado genéticamente para guardar grasa, cuando dejamos de comer por horas el cuerpo entra en ese estado de alerta, porque no sabe cuando volverá a comer y debe guardar grasa para seguir viviendo. Nuestro cuerpo siempre hará todo lo posible por mantenernos a salvo.

¿Qué te parecieron estos tres cambios sencillos? 

Espero haberte podido ayudar un poco con esta pequeña información. A que puedas y sé que lo harás, mejorar tu estilo de vida y principalmente tu salud y bienestar con tu cuerpo y mente. 

Si lo ves y analizamos estos sencillos cambios, es sólo tomar conciencia y acción. Deja te cuento que el paso número 3 de nuestra lista lo estoy reforzando con las colaciones. Pues ya tengo 15 días probando las gotas Slenderiiz y han sido de gran ayuda, estas me han ayudado a controlar mi apetito y a no sentir la necesidad de comer de más. Te dejaré por acá el enlace de ellas, para que tú mismo o misma puedas informarte. https://proyectoguia.com/slenderiiz/

 

Espero haberte podido ayudar a iniciar el cambio, te deseo energía y enfoque, visiona lo que deseas, se paciente y trabaja por ello. Yo creo en tí. Sé que lo lograrás.